Construir sobre la roca

 

La roca firme

Por: Juan Carlos Restrepo Pareja

 

 

A las pocas horas de ocurrido el último terremoto que sacudió la Ciudad de Armenia en y toda la zona Cafetera Colombiana en el año 1.999, se iniciaron las primeras labores de rescate, con impresión pudieron encontrar los rescatistas casas y edificios sin ninguna alteración en medio de manzanas completamente destruidas. Según los técnicos, aquellas estructuras que soportaron con éxito la fuerza de sismo, lo lograron porque sus constructores habían sido hombres prudentes que las dotaron de bases sólidas. En cambio, muchas casas derruidas habían sido construidas por hombres necios, que las edificaron sin bases ni fundamentos (Gaviria, G. 2000. El edificio inderrumbable. Sobre Roca, Vol I,1)

El sueño de todo ingeniero civil es construir algún día un edificio inderrrumbable, capaz de soportar los más fuertes sismos. De la misma manera, el sueño de todo ser humano debe ser construir un proyecto de vida inderrumbable.

Antes de iniciar la construcción de cualquier casa o edificio los ingenieros deben realizar un cuidadoso estudio de la calidad del terreno y si este no da la suficiente garantía se diseñan fuertes y grandes vigas de amarre. Las bases juegan un papel supremamente importante en la construcción de nuestros sueños. Todo proyecto humano debe ser edificado sobre bases firmes y sólidas.

Construir sobre la roca - Padre Carlos Yepes

El evangelio según San Mateo nos regala una bella y profunda parábola sobre la importancia que tienen las bases en el momento en que se edifica una casa “Por tanto, el que me oye y hace lo que yo digo, es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Vino la lluvia, crecieron los ríos y soplaron los vientos contra la casa; pero no cayó, porque tenía su base sobre la roca. Pero el que me oye y no hace lo que yo digo, es como un tonto que construyó su casa sobre la arena. Vino la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y la casa se vino abajo. ¡Fue un gran desastre!”

Si analizamos bien este texto bíblico, podemos evidenciar que dos personas decidieron edificar una casa, la diferencia fue el lugar donde la edificaron. Dice literalmente “Por tanto el que me oye y hace lo que yo le digo es como un hombre prudente que construyo su casa sobre la roca” (Mt 7,24). Cristo es la roca fuerte, estable e inmovible sobre la cual podemos aventurarnos a colocar todo cuanto somos y tenemos con la absoluta certeza de que no quedaremos avergonzados. “La casa de los justos permanecerá firme” Prov. 12,7

Las personas que oyen y practican las palabras de Cristo construyen sus esperanzas sobre esta roca, edifican sobre Cristo quienes se preocupan constantemente por vivir los principios de Dios por medio de la fuerza poderosa del amor dependiendo totalmente de Él. Dios quiere que construyamos con seguridad sobre la Roca eterna, que es su Hijo Amado Jesucristo y su Santa Palabra.

Edificar sobre la roca requiere cuidado, esfuerzo, fatiga y diligencia. El hombre prudente buscó levantar su casa sobre la roca, posiblemente trabajó más que el otro, ya que tuvo que esforzarse más en colocar los cimientos a diferencia de aquel que lo hizo sobre la arena. La primera lección de construcción que un Ingeniero Civil aprende en la universidad, tiene que ver con las bases o los cimientos. A través de esta profunda parábola de las dos bases, Jesús nos recuerda que el edificio de nuestras vidas está cimentado en dos verbos: “Oír y “hacer”.

El hombre sabio es aquel que conociendo la palabra de Dios la pone en práctica, ese es el cimiento más seguro en la vida. “Confía en Dios con todo tu corazón y no en tu propia inteligencia” Prov 3,5

La clave en la construcción del proyecto de vida para un ciudadano del reino está en escuchar y obedecer la palabra de Dios ya que esto asegurará el futuro. Una buena y fuerte base mantiene el edificio en pie mientras las fuerzas de la naturaleza causan estragos. Los cimientos bien construidos mantienen a los ocupantes del edificio seguros durante calamidades como terremotos, inundaciones, fuertes vientos… Permanecen firmes en medio de las grandes tempestades, lo mismo ocurre en existencia humana.

La dureza de la roca sobre la cual descansan los más altos rascacielos se logró por haber soportado pacientemente por millones de años, altísimas temperaturas y presiones. Le consultaron al fundador de Dubai, Sheikh Rashid, sobre el futuro de su país, y éste respondió: «Mi abuelo andaba en camello, mi padre andaba en camello, yo ando en Mercedes, mi hijo anda de Land Rover, y mi nieto va a andar de Land Rover, pero mi bisnieto le va tocar volver a andar en camello…» Cuando le preguntaron por qué, simplemente respondió «Los tiempos difíciles crean hombres fuertes. Los tiempos fáciles crean hombres débiles” Muchos no lo entenderán, pero hay que criar guerreros, no parásitos. De la misma manera nuestras vidas no tendrán bases sólidas, si antes con infinita paciencia, no escuchamos y practicamos lo que Jesús nos dice. Los diamantes crecen bajo presión, y los árboles desarrollan su fuerza gracias a los vientos contrarios. Vino la lluvia, crecieron los ríos y soplaron los vientos contra la casa, pero no cayó porque tenía su base sobre la roca (Mt 7,25)

 

Deja un Comentario

Padre Carlos Yepes

El Padre Carlos Yepes es un sacerdote Colombiano reconocido por su labor evangelizadora en los medios de comunicación a través de los cuales hace:
Reflexiones diarias del evangelio (Palabra de Vida)
Reflexiones para vivir con sentido
Oraciones diarias

Fundación Amén Comunicaciones

Es una productora Católica, dedicada a la evangelización digital y de televisión.
Su misión es anunciar el evangelio de manera clara, sencilla y existencial al hombre de hoy, tan necesitado de un mensaje de sabiduría, paz y esperanza para su vida.