La paz de Dios llena mi vida

«Vengan a mí todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas, y yo los haré descansar. Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso. Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros.» San mateo 11, 29-30

Ante el cansancio, Dios nos invita a su regazo. Ante los pesos que el mundo nos impone, Dios nos dice que en Él todo se hace más ligero. Vivir en paz no es un discurso ilusorio, vivir en paz es un estilo de vida, es una realidad que afirmamos todos los días cuando acogemos este regalo del cielo. No es fortuito que el primer saludo de Jesús resucitado sea, precisamente, «paz a ustedes».

Paz en medio de la tormenta, paz en las familias que les cuesta perdonar, paz en el corazón del adolescente que siente que su autoestima flaquea, paz en la vida de quien lleva el peso de la enfermedad, paz en los hogares en los que no hay un sustento económico, paz en un corazón abatido por la violencia, paz en los emigrantes que llevan el dolor del destierro, paz en la soledad de aquel que anhela un abrazo…

Paz para todos, y sin reservas. No hay límites, ni requisitos de entrada. Es un regalo abierto para quien lo desee disfrutar. Entonces, ¿por qué nos abatimos tanto?
El ser humano confía mucho en sus fuerzas, quiere tener la delantera, primar sus intereses y vivir solo para sí. Pero Jesús nos enseña que hay verdadera paz cuando soltamos y dejamos que el control de nuestros trabajos, cansancios y cargas surjan frutos de tranquilidad en Él.

Hoy, cuando nos visitan tantos episodios que intentan quebrantar la esperanza es donde más debemos clamar a Dios experimentar el don de su paz. Muchos discursos políticos prometen luchar hasta conseguirla, desde sus inicios el mundo anhela vivir tranquilo, en unidad.

Con todo esto, si se han intentado tantas opciones, si se han explorado tantas soluciones, ¿no es justo intentarlo desde Jesús e ir a la fuente de la paz? Quizá si todos los que hemos vivido la paz de Dios habláramos, diéramos testimonio de ello, sería la estrategia más genuina de esta construcción colectiva. Piensa, ¿qué puedes comunicar tú al mundo? ¿Qué ha hecho Dios en tu vida que merezca ser contado y contagiado a los demás? “Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida” Papá Francisco. Qué tal si iniciamos aportando un grano de arena, dejando tu mensaje en la cajita de comentarios, y sumamos buenas noticias donde expresemos como el salmista “Solo en Dios encuentro paz; pues mi esperanza viene de Él” Salmo 62, 5

Deja un Comentario

Padre Carlos Yepes

El Padre Carlos Yepes es un sacerdote Colombiano reconocido por su labor evangelizadora en los medios de comunicación a través de los cuales hace:
Reflexiones diarias del evangelio (Palabra de Vida)
Reflexiones para vivir con sentido
Oraciones diarias

Fundación Amén Comunicaciones

Es una productora Católica, dedicada a la evangelización digital y de televisión.
Su misión es anunciar el evangelio de manera clara, sencilla y existencial al hombre de hoy, tan necesitado de un mensaje de sabiduría, paz y esperanza para su vida.