Isaías 1,10.16-20

Oigan la palabra del Señor, príncipes de Sodoma, escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra. «Lávense, purifíquense, aparten de mi vista sus malas acciones. Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien. Busquen la justicia, socorran al oprimido, protejan el derecho del huérfano, defiendan a la viuda. Vengan entonces, y discutiremos -dice el Señor-. Aunque sus pecados sean como escarlata, quedarán blancos como nieve; aunque sean rojos como púrpura, quedarán como Lana. Si saben obedecer, comerán de los frutos de La tierra; si rehúsan y se rebelan. Los devorará la espada-ha hablado la boca del Señor-».

Sal 50(49),8-9. 16bc-17.  21 23

Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.

No te reprocho tus sacrificios, pues siempre están tus holocaustos ante mí. Pero no aceptaré un becerro de tu casa, ni un cabrito de tus rebaños. R.

¿Por qué recitas mis preceptos y tienes siempre en la boca mi alianza, tú que detestas mi enseñanza y te echas a La espalda mis mandatos? R.

Esto haces, ¿y me voy a callar? ¿Crees que soy como tú? Te acusaré, te lo echaré en cara. El que me ofrece acción de gracias, ese me honra; al que sigue buen camino le haré ver La salvación de Dios. R.

Mateo 23,1-12

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a los discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: hagan y cumplan todo lo que les digan; pero no hagan lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Atan cargas pesadas y se las cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame «rabbí”. Ustedes, en cambio, no se dejen llamar ‘rabbi”, porque uno solo es su maestro y todos ustedes son hermanos. Y no llamen padre de ustedes a nadie en la tierra, porque uno solo es su Padre, el del cielo. No se dejen llamar maestros, porque uno solo es su Maestro, el Mesías. El primero entre ustedes será su servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Jesús reconoce la pura falsedad o mentira de la experiencia religiosa donde solo se busca el reconocimiento, el aplauso humano, pero no agradar con el corazón a Dios.

No hay otra manera de ser importante para Dios, si no desde el servicio y le entrega a los demás.

Solo agradamos a Dios por la humildad del corazón; un enaltecido, un vanidoso, un aparentón, un soberbio ni agrada a los hombres ni es amado por Dios.

Para escuchar la reflexión completa del evangelio puedes darle clic al siguiente video

 

 

Deja un Comentario

Padre Carlos Yepes

El Padre Carlos Yepes es un sacerdote Colombiano reconocido por su labor evangelizadora en los medios de comunicación a través de los cuales hace:
Reflexiones diarias del evangelio (Palabra de Vida)
Reflexiones para vivir con sentido
Oraciones diarias

Fundación Amén Comunicaciones

Es una productora Católica, dedicada a la evangelización digital y de televisión.
Su misión es anunciar el evangelio de manera clara, sencilla y existencial al hombre de hoy, tan necesitado de un mensaje de sabiduría, paz y esperanza para su vida.