Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Baruc 1,15-22:

Confesamos que el Señor, nuestro Dios, es justo, y a nosotros nos abruma hoy la vergüenza: a los judíos y vecinos de Jerusalén, a nuestros reyes y gobernantes, a nuestros sacerdotes y profetas y a nuestros padres; porque pecamos contra el Señor no haciéndole caso, desobedecimos al Señor, nuestro Dios, no siguiendo los mandatos que el Señor nos había dado. Desde el día en que el Señor sacó a nuestros padres de Egipto hasta hoy, no hemos hecho caso al Señor, nuestro Dios, hemos rehusado obedecerle. Por eso, nos persiguen ahora las desgracias y la maldición con que el Señor conminó a Moisés, su siervo, cuando sacó a nuestros padres de Egipto para darnos una tierra que mana leche y miel. No obedecimos al Señor, nuestro Dios, que nos hablaba por medio de sus enviados, los profetas; todos seguimos nuestros malos deseos, sirviendo a dioses ajenos y haciendo lo que el Señor, nuestro Dios, reprueba.

Salmo (79)

Líbranos, Señor, por el honor de tu nombre.

Dios mío, los gentiles han entrado en tu heredad, han profanado tu santo templo, han reducido Jerusalén a ruinas, echaron los cadáveres de tus siervos en pasto a las aves del cielo, y la carne de tus fieles a las fieras de la tierra.

Derramaron su sangre como agua en torno a Jerusalén, y nadie la enterraba.
Fuimos el escarnio de nuestros vecinos, la irrisión y la burla de los que nos rodean. ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Vas a estar siempre enojado? ¿Va a arder como fuego tu cólera?

No recuerdes contra nosotros las culpas de nuestros padres;
que tu compasión nos alcance pronto, pues estamos agotados.

Socórrenos, Dios, Salvador nuestro, por el honor de tu nombre;
líbranos y perdona nuestros pecados, a causa de tu nombre.

San Lucas 10,13-16:

En aquel tiempo, dijo Jesús: – ¡Ay de ti Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidos de sayal y sentados en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo. Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Jesús se duele de la dureza de corazón de ciudades impenitentes como: Corozaín, como Betzaida, y como la misma Cafarnaúm.

Hoy 2000 años después, nos preguntamos, ¿si nuestras ciudades son impenitentes y endurecidas de corazón, como aquellas ciudades bíblicas?

Probablemente, hay algo de verdad en esto, pero, ¿Qué nos hace endurecer el corazón?, ¿Qué nos hace impermeables al mensaje de Jesús?

Podríamos decir: que la soberbia de la vida es una primera y gran causa, el hombre pretende ser dios de sí mismo, al decirse todos los días: tengo dinero, tengo tecnologías, tengo conocimiento, tengo inteligencia, no necesito de ese Dios de la Biblia, no me reconozco criatura.

Olvidando que por más que se tenga inteligencia, todos vamos a morir, todos nos enfermamos, todos somos finitos, todos nos hemos equivocado.

Dame la gracia de abrir mi corazón, de saber que no soy todopoderoso, de que mi vida tiene un término, un final, y que daré cuenta del amor que haya entregado a mis semejantes a lo largo de mi vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un Comentario

Padre Carlos Yepes

El Padre Carlos Yepes es un sacerdote Colombiano reconocido por su labor evangelizadora en los medios de comunicación a través de los cuales hace:
Reflexiones diarias del evangelio (Palabra de Vida)
Reflexiones para vivir con sentido
Oraciones diarias

Fundación Amén Comunicaciones

Es una productora Católica, dedicada a la evangelización digital y de televisión.
Su misión es anunciar el evangelio de manera clara, sencilla y existencial al hombre de hoy, tan necesitado de un mensaje de sabiduría, paz y esperanza para su vida.