Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Éxodo 20

En aquellos días, el Señor pronunció estas palabras: Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto , de la casa de esclavitud.
No tendrás otros dioses frente a mí. No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso; porque no dejará, el Señor, impune a quien pronuncie su nombre en falso.
Recuerda el día del sábado para santificarlo. Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días en la Tierra, que el Señor, tu Dios, te va a dar.
No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás falso testimonio contra tu prójimo. No codiciarás los bienes de tu prójimo, no codiciarás a la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.

Salmo 19, 8-11

¡Señor, tú tienes palabras de vida eterna!

La ley del Señor es perfecta y es descanso del alma, el precepto del Señor es fiel, el instruye a los ignorantes. R./

Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón; la norma del Señor es límpida y da luz a los ojos. R./

El temor del Señor es puro y eternamente  estable; los mandamientos del Señor son verdaderos y enteramente justos. R./

Más preciosos el oro, más que el oro fino; más dulces que la miel de un panal que destila. R./

I Corintios 1, 22-25

Hermanos, los judíos exigen  signos, los griegos buscan sabiduría, pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; pero  para los llamados judíos o griegos, un Cristo, que es  fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabio que  los hombres, y la débil de Dios es más fuerte  los hombres.

Juan 2:13-25

Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados.
y Haciendo un azote de cordeles , los echó a todos del Templo, ovejas y bueyes;y a los cambistasles esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: “Quiten eso de aquí. No conviertan en un mercador la Casa de mi Padre”. Entonces, intervinieron los judíos y le preguntaron: ¿Qué signos nos muestras para obrar así?
Jesús contestó: Destruyan este templo  y en tres días lo levantaré. Los judíos replicaron: Cuarenta y seis años constado  construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de lo que había dicho, y creyeron a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús. Mientras estaban en Jerusalén, por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre viendo los signos que hacía. Pero Jesús no se confiaba a ellos porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía  lo que hay dentro de cada hombre.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

El celo por Dios es la delicadeza en la fidelidad, la obediencia; el cumplir la ley de Dios como guía segura, sabia, perfecta y universal en nuestra vida.

Una parroquia, un monasterio, una capilla es grande, es importante no por sus imágenes, no por sus muros, no por la altura de sus techos, por la decoración interna y externa, un templo es grande porque allí mora Dios en su presencia sacramental, la que Cristo nos dejó a todos.

 

 

 

Deja un Comentario

Padre Carlos Yepes

El Padre Carlos Yepes es un sacerdote Colombiano reconocido por su labor evangelizadora en los medios de comunicación a través de los cuales hace:
Reflexiones diarias del evangelio (Palabra de Vida)
Reflexiones para vivir con sentido
Oraciones diarias

Fundación Amén Comunicaciones

Es una productora Católica, dedicada a la evangelización digital y de televisión.
Su misión es anunciar el evangelio de manera clara, sencilla y existencial al hombre de hoy, tan necesitado de un mensaje de sabiduría, paz y esperanza para su vida.