Inicio / San José, patrono de la buena muerte I padre Carlos Yepes
Generic filters

Filtro

San José, patrono de la buena muerte I padre Carlos Yepes

La muerte para nuestra fe

Todos tenemos asegurado el camino de la muerte. No sabemos el día, la hora, ni el lugar. Sin embargo, para nosotros, los cristianos católicos, no es el punto final, sino el lugar de partida para la eternidad; es la puerta de tránsito para el encuentro personal con el Señor.

El tema de la muerte es tratado, muchas veces, con adornos. Nos cuesta hablar de esta realidad, nos cuesta asumirla y aceptarla con paz. Pero la fe nos cambia la manera cómo concebimos la muerte. La fe nos regala una mirada de trascendencia, nos abre el panorama de nuestro pequeño paisaje, nos dibuja mil posibilidades, nos da convicción entera y profunda, nos permite, incluso, degustar sutiles fragmentos de cielo aquí en la tierra que es imposibles describir con palabras.

La fe no es teoría, es práctica. Es necesario ejercitarla todos los días en los pequeños y constantes acontecimientos del día a día. Por eso, frente a nuestras luchas y limitaciones para comprender el trasfondo de la muerte, debemos pedir a Dios la gracia de abrir los ojos espirituales para sanar los sentidos tan saturados, distraídos y llenos de información. La muerte, no es más que el inicio de la vida nueva, la transformación del dolor en calma, de lamentos en baile, del sin sentido en gozo, de esclavitudes en libertad.

Entreguemos a San José todas las incertidumbres que habitan en el corazón del ser humano frente a la muerte, pues él nos sabrá acompañar en este camino, invadiendo nuestra mente de certezas de cielo, pero, sobre todo, de la capacidad de aterrizarlas a lo profundo del corazón, a las cuales nos anclemos y vivamos sin miedos, ni ansiedades, porque la muerte no tiene la última palabra.