Inicio / Especiales / Fiesta a la preciosa Sangre de Cristo
Generic filters

Filtro

Fiesta a la preciosa Sangre de Cristo

Especial a la

Preciosa Sangre de Cristo


La devoción a la Sangre de Cristo es una de las más antiguas en la tradición de la Iglesia, pues en ella se recuerda el precio de nuestra salvación: el derramamiento de la Sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios. Esta Fiesta es de alguna manera, una prolongación del gran Viernes Santo y de la solemnidad litúrgica del Corpus Christi y el Sagrado Corazón de Jesús.

En 1815 San Gaspar del Búfalo, comenzó a promover la devoción a la Preciosa Sangre de Cristo y la extendió por toda Europa. En 1849, durante la Primera Guerra Italiana por la Independencia, Giovanni Merlini, le sugirió al Papá IX que realizara una fiesta universal a la Preciosa Sangre para rogar a la ayuda celestial de Dios para que terminara la guerra y llevar la paz a Roma. Fue así, como el 30 de junio de 1849 el Papa declararía la fiesta en honor de la Preciosa Sangre. Posteriormente San Pío X en 1914 fijó su celebración el día 1 de julio.

Especial Fiesta Preciosa Sangre de Cristo 

Ocupa un lugar preeminente porque nos invita a considerar el punto central de la Redención y a meditar sobre la Pasión de Cristo. El Beato Juan XXIII (gran devoto desde su infancia de la preciosa sangre del Señor), una vez elegido Papa, escribió la carta apostólica («Inde a primis», del 30 de junio de 1960), en la que invitaba a los fieles a meditar sobre el valor infinito de la Sangre redentora, pues «una sola gota puede salvar a todo el mundo de toda culpa». 

El Papa Juan Pablo II, en su intervención en la audiencia general dedicada a comentar el cantico del primer capítulo de la Carta a los Efesios, afirmo: “No hay nada más grande que esto: la sangre de Dios ha sido derramada por nosotros”.
Fray Patton dice: Recibir la sangre de Jesús significa estar dispuesto a hacer de nuestras vidas un don«.

La Sangre de Cristo como signo de amor, se hace presente todos los días a través del don de la Eucaristía y es el nutriente espiritual que, junto al cuerpo de Cristo, bajo la apariencia de pan y vino, nos reconforta y da plenitud. La Devoción a la Preciosa Sangre, es un llamado diario a la santidad, nos limpia todo nuestros pecados y es un sello de especial protección contra el maligno.

¿Cuál es el significado de la Preciosa Sangre de Cristo?

• Es el misterio y es la fuente de la salvación para el mundo.
• Es el regalo de la libertad para la humanidad; el precio que Cristo pagó para librarnos de la esclavitud, del pecado y de la muerte.
• Es la prueba del insondable Amor y Misericordia Divina.
• La sangre de Cristo es la fuente de la vida de la Iglesia.
• Por medio de la Sangre de Cristo derramada en la Cruz,
“Dios reconcilió a todo el universo ordenándolo hacia él, tanto lo que está en la tierra como lo que está en el cielo, haciendo la paz” (Colosenses 1,20)
• Es la certeza de un amor hasta el extremo.
• Es el nutriente de protección para nuestro camino de santidad y el de nuestras familias.

Oración de la Preciosa Sangre de Cristo

Señor Jesús, en tu nombre y con el Poder de tu Sangre preciosa sellamos toda persona, hechos o acontecimientos a través de los cuales el enemigo nos quiera hacer daño.
Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos toda potestad destructora en el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego, Debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas de la naturaleza, en los abismos del infierno, y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

Con el Poder de la Sangre de Jesús, rompemos toda acción del maligno. Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares y lugares de trabajo a la Santísima Virgen, Con los Ángeles San Miguel, San Gabriel, San Rafael.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestra casa, todos los que la habitan (nombrar a cada uno de ellos), las personas que llegan a ella. Los alimentos y los bienes para nuestro sustento.
Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos los lugares donde vamos a estar este día, y las personas, con quienes vamos a tratar.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestro trabajo material y espiritual, los negocios familiares. Los vehículos, las carreteras, las vías que utilicemos, los objetos, paredes, puertas y el aire que respiramos, y en fe colocamos un círculo de tu Sangre alrededor de toda nuestra familia.

Te agradecemos, Señor, por Tu Sangre y por Tu Vida, ya que gracias a ellas hemos sido salvados y somos preservados de todo mal.

Amén