Inicio - Especiales - Cuaresma - Semana Santa - ¿No sabes cómo perdonar?
Generic filters

Filtro

¿No sabes cómo perdonar?

Estos tips te ayudarán

Hay muchas preguntas que se tejen frente al perdón: ¿Cómo perdonar lo imperdonable?, ¿Cómo avanzar sin guardar rencor y remordimiento?, ¿Cómo olvido y dejo atrás el mal que me hicieron?

Sea cual sea el interrogante, debemos tener presente que el perdón es un regalo, es un don que recibimos del Cielo.

Dios sabe cuánto duele el daño que nos hacen los otros
• Él sabe cuán difícil es mirar a los ojos a esa persona que ha fallado.
• El reconoce el dolor, desconcierto y tristeza que podemos sentir

¿Pero qué pasa cuando No superamos ese dolor?
• Surge el rencor, por el orgullo herido
• Se deterioran las relaciones humanas
• Hay un deseo de retaliación y venganza
• Se va llenando paulatinamente nuestro corazón de veneno, hasta el punto de decir:
es imposible perdonar”.

perdón, padre carlos yepes

Créelo, Dios sabe que perdonar no es fácil.
• Él conoce tus heridas y te ha visto llorando, pero hay que perdonar.
• No contamines tu corazón.
• Todos nos equivocamos, cometemos errores, pecamos contra otros.
• ¿Por qué no Perdonar?
• Si comprendiéramos más, podríamos perdonar.
• Jesús lo repitió: perdona hasta setenta veces siete.

¿Qué es el perdón?
• El perdón es el mejor antídoto para crecer en medio de la prueba.
• Es también humildad y apertura de un corazón.

¿Cómo perdonar de verdad?

1). Desarma tu corazón
• Suelta, relativiza el error del otro y no lo absolutices,
• Mira la situación de manera objetiva. No te prevengas.
• Evita alimentar el resentimiento que te han causado.
• Renuncia a los deseos de venganza.
• Cambia positivamente los pensamientos y sentimientos que te perturban.

2). Comprende
• Aprende a mirar de manera objetiva, la historia de vida del otro y compréndelo.
• Piensa, medita y actúa con misericordia.

3). Ora
• Pídele a Dios que abra tu corazón a la gracia del perdón.
• Llena tu alma del Espíritu de Dios para que te de sabiduría en esta situación.
• Pregúntate. ¿Qué haría Jesús en mi lugar?
• Aprende de este dolor y ofrécelo a Dios.

Finalmente, acepta con paz lo que pasó, sé flexible y empieza de nuevo.

Con todo esto, Dios te dice que el camino que Él te propone es comprender, orar y y perdonar a los que nos han lastimado. Y que, aunque este camino no es fácil, de su mano, todo es posible.

perdón a los enemigos - padre carlos yepes

Recibe el regalo que Dios tiene para ti…
Dios, quiere que seas feliz y vivas en paz. Solo Él puede ayudarte a sanar completamente tu corazón.
Por eso déjate guiar por Él, en este malestar que sientes y no permitas que el orgullo te mortifique.

Estás muy cerca de encontrar a Dios para que te ayude en esta pena, bien sea en:
• El Sacramento de la Reconciliación
• En tu visita al Sagrario
• En la Eucaristía, lugar privilegiado para renovar las fuerzas y reafirmar el carácter de ser su hijo amado.
• Con un acompañamiento espiritual

¿Sabías que el perdón, tiene infinidad de bendiciones?
1. Da libertad interior.
2. Libera de ataduras.
3. Brinda salud espiritual.
4. Proporciona autentica felicidad, y gozo en el alma.
5. Sana las heridas del corazón.
6. Crea puentes para unir, y derriba los muros que dividen.
7. Posibilita nuevas oportunidades, porque solo quien perdona, es capaz de valorar la misericordia y no se queda anclado en un mismo punto, sino que avanza a una nueva oportunidad.

perdón a los demás - padre carlos yepes

El día para perdonar es hoy
Dios te presenta una triple opción:

1. Perdona a quien te lastimó, bien sea que haya o no arrepentimiento de la persona que te hizo el mal, pide perdón si causaste daño, y también perdonarte a ti mismo.

2. El perdón es una de las decisiones más importantes de la vida.
Es el momento cuando se abre el entendimiento y te das cuenta que Dios siempre te ha perdonado.
Por ello, pon en tu mente a esa persona que debes perdonar o a la que debes pedirle perdón. (Puedes ser tú mismo).

3. Identifica tu realidad y pídele a Dios que ponga las palabras en tu boca y disponga el momento y el lugar.
Recuerda que Dios te medirá con la misma medida con que midas a los otros: “No juzguen a otros, y Dios no los juzgará a ustedes. No condenen a otros, y Dios no los condenará a ustedes. Perdonen, y Dios los perdonará. Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Dios los medirá a ustedes con la misma medida con que ustedes midan a los otros” Lucas 6 37-38

En este momento, el camino recorrido queda atrás, las soluciones de la mano de Dios siempre dan buen fruto, verás el paso de Dios por tu vida con tus propios ojos, y serás testigo de la paz del Señor que sobre pasa todo entendimiento.