Inicio / Especiales / Viacrucis
Generic filters

Filtro

Viacrucis

Santo Viacrucis

El Viacrucis es un camino que conduce a la comunión profunda  y espiritual con Jesús. Es un camino de fe con Jesús condenado a muerte. Camino de la cruz, que nos proponemos caminar con ÉL, nos introduce en el misterio de la Salvación y nos recuerda su sacrificio por la humanidad. 

Primera Estación

 ¡Jesús es condenado a muerte!

 V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Marcos 15, 12-13. 15

“Pilato tomo de nuevo la palabra y les pegunto: ¿Qué hago con el que llaman rey de los judíos? Ellos gritaron de nuevo  Crucifícalo. Y Pilato, queriendo complacer a la gente, pe soltó a Barrabas; y a Jesús, Después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.”

Segunda estación:

 ¡Jesús carga con la cruz!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Marcos 15, 20

«Terminada la bula, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa y lo sacaron para crucificarlo.»

Tercera estación:

 ¡Jesús cae por primera vez!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del profeta Isaías 53,4-6

«Sin embargo, eran nuestras dolencias las que él llevaba, eran nuestros dolores los que le pesaban. Nosotros lo creíamos azotado por Dios, castigado y humillado, y eran nuestras faltas por las que era destruido; nuestros pecados, por los que era aplastado. El soportó el castigo que nos trae la paz y por sus llagas hemos sido sanados. Todos andábamos como ovejas errantes, cada cual seguía su propio camino, y el Señor descargó sobre él la culpa de todos nosotros.»

Cuarta estación:

¡Jesús se encuentra con su madre!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según san Lucas 2, 34-35

«Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «He aquí el niño, este  ha está puesto para caída y levantamiento de muchos en Israel, y  será signo de contradicción y a ti misma una espada te atravesará el alma! Para que se pongan de manifiesto los pensamientos de muchos corazones. Su madre  conservaba todo esto en su corazón.

Quinta estación:

 ¡Jesús es ayudado por el cireneo!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según san Lucas 23, 26

«Cuando lo llevaban, encontraron a un tal Simón de Cirene que volvía del campo, y le cargaron con la cruz para que la llevara detrás de Jesús.»

Sexta estación:

¡La verónica limpia el rostro de Jesús!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del libro de los Salmos 27, 8-9

«Mi corazón  ha dicho de ti: «Busca mi rostro»; es tu rostro, Señor, lo que yo busco; no me ocultes tu rostro, no rechaces con cólera a tu siervo; tú eres mi auxilio,  no me abandones, no me dejes, oh Dios, salvador mío.»

Séptima estación:

¡Jesús cae por segunda vez!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del libro de Las lamentaciones 3,1-2.9

«Yo soy el hombre que ha visto la miseria bajo el látigo de su furor. Él me ha llevado y me ha hecho caminar en tinieblas y sin luz. Ha cercado mis caminos con piedras sillares, ha torcido mis senderos.  Ha quebrado mis dientes con guijarro, me ha revolcado en la ceniza.»

Octava estación:

¡Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio de San Lucas 23, 28-31

«Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que llegará el día en que dirán: «Dichosas las estériles Y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado». Entonces empezarán a decirles a los montes:  «Desplomaos sobre nosotros»; y a las colinas: «Sepultadnos»; porque si así tratan al leño verde, ¿Qué pasará con el seco?»

Novena estación:

¡Jesús cae por tercera vez!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura de la segunda carta  del apóstol

San Pablo a los Corintios 5, 14-15 

«Nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron. Y Cristo murió por todos, para que los que viven, Ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucito por ellos».

Décima estación:

 ¡Jesús es despojado de sus vestiduras!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Libro de los Salmos 22,19

Se reparten mi ropa, echan a suerte mi túnica.

Décimo primera estación:

¡Jesús es clavado en la cruz!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

 Lectura del Libro de San Juan 19, 16a.19

«Entonces se lo entregó para que lo crucificaran. Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la Cruz; en Él estaba escrito «Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos».

Décimo segunda estación:

¡Jesús muere en la cruz!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Lucas 23,46

«Y Jesús, clamando con voz potente dijo: “Padre a tus manos encomiendo mi espíritu”, y dicho esto expiró».

Décimo tercera estación:

 ¡Jesús es bajado de la cruz y puesto en los brazos de su madre!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Juan 19, 26-27a

«Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien Él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo:  He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa».

Décimo cuarta estación:

 ¡Jesús es sepultado!

V/Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.

R/Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Juan 19, 39-40

«También fue Nicodemo, el que había ido de noche a ver a Jesús, llevando unas cien libras de mirra perfumada y áloe. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con los aromas, según la costumbre de enterrar de los judíos.»

Si quieres meditar el Santo Viacrucis, activa el video y reflexiona en cada una de las estaciones.