Inicio / Evangelio / Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes l lunes 12 julio 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes l lunes 12 julio 2021

Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Exódo 1,8-14.22:

Vamos a vencer con astucia a Israel, porque está siendo más numeroso y fuerte que nosotros. Se alzó en Egipto un nuevo rey, que nada sabía de José; y que dijo a su pueblo: «Mirad, los israelitas son un pueblo más numeroso y fuerte que nosotros. Tomemos precauciones contra él para que no siga multiplicándose, no sea que en caso de guerra se una también él a nuestros enemigos para luchar contra nosotros y salir del país». Les impusieron pues, capataces para aplastarlos bajo el peso de duros trabajos; y así edificaron para Faraón las ciudades de depósito: Pitom y Ramsés. Pero cuanto más les oprimían, tanto más crecían y se multiplicaban, de modo que los egipcios llegaron a temer a los israelitas. Y redujeron a cruel servidumbre a los israelitas, les amargaron la vida con rudos trabajos de arcilla y ladrillos, con toda suerte de labores del campo y toda clase de servidumbre que les imponían por crueldad. Entonces Faraón dio a todo su pueblo esta orden: «Todo niño que nazca lo echaréis al Río; pero a las niñas las dejaréis con vida».

Salmo 123:

R/.Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, que lo diga Israel, si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, cuando nos asaltaban los hombres, nos habrían tragado vivos:
tanto ardía su ira contra nosotros. R/.

Nos habrían arrollado las aguas, llegándonos el torrente hasta el cuello; nos habrían llegado hasta el cuello las aguas espumantes. R/.

Bendito el Señor, que no nos entregó en presa a sus dientes; hemos salvado la vida, como un pájaro de la trampa del cazador: la trampa se rompió, y escapamos. R/.

Nuestro auxilio es el nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra. R/.

San Mateo 10,34-11,1:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles: -No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espadas. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro. Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Hoy descubramos que, frente a los planes de Dios, cualquier astucia humana se estrella, y que si tú, como persona o como comunidad, vives de cara a Dios y aún en medio de la opresión y la injusticia, llegará el día y la hora en que Dios escuchará tu clamor y sacará adelante tu causa.

Por eso es claro, en continuidad con la primera lectura, el salmo responsorial que nos propone hoy la liturgia de la Iglesia, cuando como comunidad creyente oramos diciendo: “Nuestro auxilio es el nombre del Señor”.

Cuando sientas en un jefe de tu empresa, cuando sientas de un cónyuge que tiene un temperamento violento y difícil, cuando hables de un vecino o de un familiar que es una persona neurótica y hostil, recuerda orar a Dios con este Salmo 123.

En mis largos años ya de sacerdocio, cuántas personas he visto que han querido ganar el mundo, ganar en éxitos humanos, ganar en éxitos profesionales, ganar en placeres y deleites temporales, y al final se descubren en una vida sin sentido y vacía, porque aparentemente buscaron la felicidad de su vida, pero no buscaron el sentido profundo de su vida.