Inicio / Evangelio / Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I jueves 07 octubre 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I jueves 07 octubre 2021

Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Malaquías 3,13-20a:

«Vuestros discursos son arrogantes contra mí -oráculo del Señor-. Vosotros objetáis: «¿Cómo es que hablamos arrogantemente?» Porque decís: «No vale la pena servir al Señor; ¿qué sacamos con guardar sus mandamientos?; ¿para qué andamos enlutados en presencia del Señor de los ejércitos? Al contrario: nos parecen dichosos los malvados; a los impíos les va bien; tientan a Dios, y quedan impunes.» Entonces los hombres religiosos hablaron entre sí: «El Señor atendió y los escuchó.» Ante él se escribía un libro de memorias a favor de los hombres religiosos que honran su nombre.
Me pertenecen -dice el Señor de los ejércitos- como bien propio, el día que yo preparo. Me compadeceré de ellos, como un padre se compadece del hijo que lo sirve. Entonces veréis la diferencia entre justos e impíos, entre los que sirven a Dios y los que no lo sirven. Porque mirad que llega el día, ardiente como un horno: malvados y perversos serán la paja, y los quemaré el día que ha de venir -dice el Señor de los ejércitos-, y no quedará de ellos ni rama ni raíz. Pero a los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia que lleva la salud en las alas.»

Salmo 1,1-2.3.4.6:

Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos; ni entra por la senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos, sino que su gozo es la ley del Señor, y medita su ley día y noche.

Será como un árbol plantado al borde de la acequia: da fruto en su sazón, y no se marchitan sus hojas; y cuanto emprende tiene buen fin.

No así los impíos, no así: serán paja que arrebata el viento, porque el Señor protege el camino de los justos, pero el camino de los impíos acaba mal.

Del santo Evangelio según san Lucas 11,5-13:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -Si alguno de vosotros tiene un amigo y viene a medianoche para decirle: «Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle». Y, desde dentro, el otro le responde: «No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados, no puedo levantarme para dártelos». Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide, recibe, quien busca, halla, y al que llama, se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Quizás esta imagen puede resultarnos un poco exagerada, pero la intención de Jesús es clara, nos quiere mostrar que la oración no es fecunda, no es eficaz, si no es en primer lugar, insistente.

No nos podemos desanimar, cuando pedimos algo a Dios, por nuestra familia, por el mundo, por la vida personal, y no lo conseguimos de manera inmediata.

Jesús afirmará: “Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen a la puerta, y se les abrirá, porque quien pide con Fe, recibe, quien busca, encuentra, y al que llama a la puerta, se le abre”.

Dejemos que el Señor haga su obra en nuestra vida, aprendamos con Fe a ponernos confiadamente en sus manos providentes.

Quizás el gran milagro de la oración, no es que Dios haga mi voluntad, sino como lo hemos dicho en otras ocasiones, que yo sepa hacer la voluntad de Dios, aunque a veces desde miradas puramente humanas, resulte difícil comprender y asimilar esa voluntad divina.