Inicio / Evangelio / Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I martes 09 noviembre 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I martes 09 noviembre 2021

Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Ezequiel 47,1-2.8-9.12

En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del templo.

Del zaguán del templo manaba agua hacia levante, el templo miraba a levante. El agua iba bajando por el lado derecho del templo, al mediodía del altar.

Me sacó por la puerta septentrional y me llevó a la puerta exterior que mira a levante. El agua iba corriendo por el lado derecho.

Me dijo: «Estas aguas fluyen hacia la comarca levantina, bajarán hasta la estepa, desembocarán en el mar de las aguas salobres, y lo sanearán. Todos los seres vivos que bullan allí donde desemboque la corriente, tendrán vida; y habrá peces en abundancia. Al desembocar allí estas aguas, quedará saneado el mar y habrá vida dondequiera que llegue la corriente.

A la vera del río, en sus dos riberas, crecerán toda clase de frutales; no se marchitarán sus hojas ni sus frutos se acabarán; darán cosecha nueva cada luna, porque los riegan aguas que manan del santuario; su fruto será comestible y sus hojas medicinales.»

Salmo 46

El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada.

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro.
Por eso no tememos, aunque tiemble la tierra, y los montes se desplomen en el mar.

El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada. Teniendo a Dios en medio, no vacila; Dios la socorre al despuntar la aurora.

El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob. Venid a ver las obras del Señor, las maravillas que hace en la tierra:
pone fin a la guerra hasta el extremo del orbe.

1 Corintios 3,9c-11.16-17.

Hermanos: Sois edificio de Dios. Conforme al don que Dios me ha dado, yo, como hábil arquitecto, coloqué el cimiento, otro levanta el edificio. Mire cada uno cómo construye.

Nadie puede poner otro cimiento fuera del ya puesto, que es Jesucristo.

¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?

Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo: ese templo sois vosotros.
Palabra de Dios, te alabamos Señor.

San Juan 2,13-22

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:

«Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.»

Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.»

Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:

«¿Qué signos nos muestras para obrar así?»

Jesús contestó:

«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.»

Los judíos replicaron:

«Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»

Pero Él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Reconocemos como Jesús, tiene un inmenso celo, por la casa, la casa de su Padre, el templo de Jerusalén, que lo lleva a una gran indignación, cuando encuentra en el templo: a los vendedores de animales, bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas de moneda extranjera, por moneda local, sentados, y haciendo precisamente del templo de Jerusalén, el centro religioso del pueblo de Dios, hacerlo una plaza de comercio, una plaza de mercado.

Debemos tener celo por nuestro templo, por nuestro cuerpo, porque somos templo del Espíritu Santo; cuida tu cuerpo, no lo maltrates, no lo mancilles, no lo marques, no necesitas poner al límite tus pulsiones, tus hormonas, con drogas, con alucinógenos, con todo lo que te ofrece hoy el mundo, para sentir a mil tu propio cuerpo, que es casa de Dios.

No prostituyas tu cuerpo, no es mercancía en exhibición, no tienes que ponerlo en fotos en redes sociales, mostrando, que eres gustadora, que eres atractiva, tu cuerpo es templo, es casa del Espíritu Santo.