Inicio / Evangelio / Evangelio de hoy l padre Carlos Yepes l martes 23 de febrero 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio de hoy l padre Carlos Yepes l martes 23 de febrero 2021

Isaías 55, 10 – 11

Como bajan la lluvia y la nieve desde el cielo, y no vuelven allá si no después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que cumplirá mi deseo y llevará a cabo mi encargo

Salmo 34

¡Dios libra a los justos de sus angustias!

Proclamen conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre; yo consulté al Señor y me respondió, me libró de todas mis ansias. R.

Contémplenlo y quedaran radiantes, su rostro no se avergonzará; el afligido invocó al Señor, él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

Los ojos del Señor miran a los justos, sus oídos escuchan sus gritos, pero el Señor se enfrenta con los malhechores para borrar de la Tierra  su memoria. R.

Cuando uno grita, el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias; el Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos. R.

Mateo 6, 7 – 15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando recen, no usen muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No sean como ellos, pues su  Padre sabe lo que les hace falta antes de que lo pidan. Ustedes oren así: Padre nuestro que estás cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la Tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan cada día, perdónanos nuestras ofensas como, también, nosotros hemos perdonado a los que nos ofenden , no nos dejes caer en la tentación y  líbranos del mal. porque si perdonan a los hombres sus ofensas, también, a ustedes los perdonará su Padre Celestial, pero si no perdonan a los hombres tampoco su Padre perdonará sus ofensas.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Cuando oramos debemos reconocer que:
Dios se hace carne para estar cerca del hombre, se compromete con la historia de cada persona, sufre con nuestros sufrimientos y se alegra con nuestras alegrías. Por eso, no debemos orar mecánicamente, sino con gran disposición, amor y ternura.

Para escuchar la reflexión completa del evangelio puedes darle clic al siguiente video