Inicio / Evangelio / Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I miércoles 13 octubre 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I miércoles 13 octubre 2021

Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Romanos 2,1-11

Tú, el que seas, que te eriges en juez, no tienes disculpa; al dar sentencia contra el otro te condenas tú mismo, porque tú, el juez, te portas igual. Todos admitimos que Dios condena con derecho a los que obran mal, a los que obran de esa manera. Y tú, que juzgas a los que hacen eso, mientras tú haces lo mismo, ¿te figuras que vas a escapar de la sentencia de Dios? ¿O es que desprecias el tesoro de su bondad, tolerancia y paciencia, al no reconocer que esa bondad es para empujarte a la conversión? Con la dureza de tu corazón impenitente te estás almacenando castigos para el día del castigo, cuando se revelará el justo juicio de Dios, pagando a cada uno según sus obras. A los que han perseverado en hacer el bien, porque buscaban contemplar su gloria y superar la muerte, les dará vida eterna; a los porfiados que se rebelan contra la verdad y se rinden a la injusticia, les dará un castigo implacable. Pena y angustia tocarán a todo malhechor, primero al judío, pero también al griego; en cambio, gloria, honor y paz a todo el que obre el bien, primero al judío, pero también al griego; porque Dios no tiene favoritismos.

Salmo 61

Tú, Señor, pagas a cada uno según sus obras.

Sólo en Dios descansa mi alma, porque de él viene mi salvación; sólo él es mi roca y mi salvación, mi alcázar: no vacilaré.

Descansa sólo en Dios, alma mía, porque él es mi esperanza; sólo él es mi roca y mi salvación, mi alcázar: no vacilaré.

Pueblo suyo, confiad en él, desahogad ante él vuestro corazón, que Dios es nuestro refugio.

San Lucas 11,42-46

En aquel tiempo, dijo el Señor: ¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios! Esto habría que practicar sin descuidar aquello. ¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle! ¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo! Un jurista intervino y le dijo: Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros. Jesús replicó: ¡Ay de vosotros también, juristas, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Jesús nos presenta cuatro ¡ayes! o lamentaciones:
El primero de ellos, nos dice Jesús: “Ay de ustedes, (hablando de los fariseos), que pagan ciertamente de forma cumplida el diezmo de los cultivos de yerbabuena, de ruda, que pagan el diezmo, que pagan todo lo que atiende, o incumbe a las legumbres que siembran”.

Pero cuestionará Jesús: “Ay de ustedes tan cumplidores en el diezmo, pero pasan por alto, la misericordia, la justicia y el amor de Dios”.

Una segunda lamentación de Jesús frente a los fariseos es su gusto por los asientos de honor, y por las reverencias en la calle, olvidando que los seres humanos, no valemos lo que valgamos, ante la mirada de los hombres, sino que valemos lo que valgamos, ante la mirada de Dios.

En una tercera lamentación de Jesús frente a la actitud de los fariseos señala: que ellos son como sepulcros, como tumbas, por más que puedan estar blanqueadas, acicaladas, decoradas, encontramos en su interior, lo que hay en el interior de toda tumba, de todo sepulcro, de toda bóveda, muerte y podredumbre.

Una cuarta lamentación o aye contra los fariseos, al decir: “Ustedes imponen a la gente leyes insoportables, cargas religiosas imposibles de llevar a cabo, mientras ustedes mismos como fariseos, ni con un dedo, son capaces de cumplir o arrastrar, esas leyes o cargas religiosas que imponen a los demás”.