Inicio / Evangelio / Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I miércoles 22 diciembre 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I miércoles 22 diciembre 2021

Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Isaías 1,24-28

En aquellos días, cuando Ana hubo destetado a Samuel, subió con él al templo del Señor, de Siló, llevando un novillo de tres años, una fanega de harina y un odre de vino. El niño era muy pequeño. Cuando mataron el novillo, Ana presentó el niño a Elí, diciendo: – «Señor, por tu vida, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti, rezando al Señor. Este niño es lo que yo pedía; el Señor me ha concedido mi petición. Por eso se lo cedo al Señor de por vida, para que sea suyo.»
Después se postraron ante el Señor.

Salmo:

Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador.

Mi corazón se regocija por el Señor, mi poder se exalta por Dios; mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador.

Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor; los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador.

El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador.

Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador.

San Lucas 1,46-56:

En aquel tiempo, María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia – como lo había prometido a nuestros padres – en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.» María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

María se admira de las maravillas que Dios realiza en su vida, nunca mirará a Dios como una eterna rutina, sino como una sucesiva y permanente novedad.

María se alegra, Ella es la mujer gozosa, es la mujer que agradece, es la mujer llena del gozo del espíritu de Dios en su corazón.

María es la mujer agradecida, todo puede tener la Santísima Virgen María menos ingratitud. Ella agradece a rabiar, a voz en cuello, las bondades, las bendiciones, que Dios ha realizado en su humilde esclava.

María alaba a Dios, y es un momento muy grande donde Ella se reconoce criatura, y simplemente descubre que no hay otra relación más sincera, más profunda, y de alguna manera más real con el Señor, que alabar, la criatura al creador.

María adora a Dios, y hacemos eco de las palabras del Papa Francisco, cuando vino a nuestro país Colombia, y nos invitó a que en la oración de cada día, no solamente supliquemos, pidamos a Dios, sino que aprendamos a adorarlo.

María es sobre todo un cántico de amor, amor agradecido a Dios por tantas bendiciones que ha recibido esta insigne mujer judía, María.