Inicio / Evangelio / Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I sábado 23 octubre 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I sábado 23 octubre 2021

Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

Romanos 8,1-11

Hermanos: No pesa condena alguna sobre los que están unidos a Cristo Jesús, pues por la unión con Cristo, la ley vivificante del Espíritu me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Lo que no pudo hacer la ley, por causa de la debilidad humana, lo ha hecho Dios: envió a su Hijo en una condición pecadora como la nuestra, haciéndolo víctima por el pecado, y en su ser mortal, condenó el pecado. Así, el ideal que proponía la ley puede realizarse en nosotros, que ya no procedemos dirigidos por la carne, sino por el Espíritu. Los que se dejan dirigir por la carne tienden a lo carnal; en cambio, los que se dejan dirigir por el Espíritu tienden a lo espiritual. Nuestra carne tiende a la muerte, el Espíritu, a la vida y a la paz. Porque la tendencia de la carne es rebelarse contra Dios; no sólo no se somete a la ley de Dios, ni siquiera lo puede. Los que están en la carne no pueden agradar a Dios. Pero vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo. Si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto por el pecado, pero el espíritu vive por la justicia. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros.

Salmo (24) 23

Este es el grupo, que viene a tu presencia, Señor.

Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el orbe y todos sus habitantes:
Él la fundó sobre los mares, Él la afianzó sobre los ríos.

¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro? El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos.

Ése recibirá la bendición del Señor, le hará justicia el Dios de salvación.
Éste es el grupo que busca al Señor, que viene a tu presencia, Dios de Jacob.

San Lucas 13,1-9

En aquella ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos, cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les contestó: ¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no. Y si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera. Y les dijo esta parábola: Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde? Pero el viñador contestó: Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortarás.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Todo este tema evangélico nos introduce en un planteamiento fundamental, la conversión del corazón, cuando Jesús afirmará: “Si no se convierten morirán como los galileos o como aquellos habitantes de Jerusalén aplastados por la torre en Siloé”.

Hoy, nos preguntamos: ¿Qué es la conversión?, y de manera sencilla diremos que es un cambio profundo y radical en la vida.

Un cambio que empieza en la manera de pensar la vida, en la manera de relacionarnos con los demás, en la jerarquización de la escala de valores que tenemos en la vida.
La primera etapa en todo proceso de conversión necesita una intervención de Dios, una acción del Espíritu Santo, que a veces en circunstancias humanas, un accidente, una prueba, un fracaso grande en nuestra vida, nos lleva a replantear esa carrera loca de ambiciones y de éxitos egoístas, que perseguíamos.

Pero hay una segunda etapa o fase en el proceso de conversión, y es tener una gran determinación, una radicalidad, para no volver al mundo, para no volver a la vida equivocada de oscuridad, de pecado.

Pero quizás, el tercer momento más definitivo en la conversión, es la perseverancia. Perseverar en el recto obrar, perseverar en el bien, y no dejar de confiar, no dejar de esperarlo todo en Dios, con una Fe muy viva, con una Fe muy fuerte.