Inicio / Evangelio / Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I sábado 28 agosto 2021
Generic filters

Filtro

Evangelio De Hoy l Padre Carlos Yepes I sábado 28 agosto 2021

Evangelio del día 

Para escuchar el evangelio y la reflexión puedes darle clic al video

1 Tesalonicenses 4,9-11:

Hermanos: Acerca del amor fraterno no hace falta que os escriba, porque Dios mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros. Como ya lo hacéis con todos los hermanos de Macedonia. Hermanos, os exhortamos a seguir progresando: esforzaos por mantener la calma, ocupándoos de vuestros propios asuntos y trabajando con vuestras propias manos, como os lo tenemos mandado.

Salmo (98)

El Señor llega para regir los pueblos con rectitud

Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas; su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo.

Retumbe el mar y cuanto contiene, la tierra y cuantos la habitan; aplaudan los ríos, aclamen los montes.

Al Señor que llega para regir la tierra. Regirá el orbe con justicia y los pueblos con rectitud.

San Mateo 25,14-30:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: -Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno, hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: -Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco. Su señor le dijo: -Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu Señor. Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: -Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos. Su señor le dijo: Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor: como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor. Finalmente se acercó el que había recibido un talento y dijo: -Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo. El señor le respondió: -Eres un empleado negligente y holgazán, ¿con que sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas: allí será el llanto y el rechinar de dientes.

Ideas centrales del evangelio por el padre Carlos Yepes

Todo ser humano viene al mundo con grandes talentos, dones, carismas, pero ¡atención! lo que el Señor ha regalado a tu vida no es de adorno, no es para decorar tu existencia de manera vanidosa; todos los talentos, dones, carismas, cualidades que has recibido en tu vida son para ponerlos al servicio de la comunidad y no para un usufructo egoísta o narcisista en función de ti mismo.

Aprendemos también en esta primera sabiduría que Dios no es injusto al distribuir sus dones a las personas, pues seguramente a uno les da más, pero también les exige más, y a otros que les ha dado menos, con toda probabilidad les pide menos.

Por eso no envidiemos, no nos quejemos, no nos fastidiemos con hermanos, con amigos, con compañeros de trabajo, con personas cercanas, diciendo: “es que Dios le ha dado todo a esta mujer, este hombre y a mí me ha dado muy poco”.

Puede ser verdad que esta persona le ha dado muchas cualidades, pero también mucho le exigirá y probablemente tendrá cruces y pruebas más grandes en la vida.
Hoy, descubre que el mayor regalo que Dios ha dado a tu persona es tu vida y el mayor regalo que tú le das a Dios, es administrar y vivir bien tu propia vida.