Inicio / Oraciones / Laudes I oración de la mañana I lunes 22 febrero 2021
Generic filters

Filtro

Laudes I oración de la mañana I lunes 22 febrero 2021

Laudes

Salmo 23:

Entrada solemne de Dios en su templo.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,

el orbe, y todos sus habitantes:

él la fundó sobre los mares,

él la afianzó sobre los ríos.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

¿Quién puede subir al monte del Señor?

¿Quién puede estar en el recinto sacro?

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

El hombre de manos inocentes,

y puro corazón,

que no confía en los ídolos

ni jura contra el prójimo en falso;

Ese recibirá la bendición del Señor,

le hará justicia el Dios de salvación.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

Este es el grupo que busca al Señor,

que viene a tu presencia, Dios de Jacob.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

¡Portones!, alzad los dinteles,

levantaos puertas antiguas:

va a entrar el Rey de la gloria.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

¿Quién es ese Rey de la gloria?

El Señor, héroe valeroso;

el Señor, héroe de la guerra.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

¡Portones!, alzad los dinteles,

Levantaos puertas antiguas:

va a entrar el Rey de la gloria.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

¿Quién es ese Rey de la gloria?

El Señor, Dios de los ejércitos.

Él es el Rey de la gloria.

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

¡Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo!

R/: ¡Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos!

¡Amén!

R/: ¡Venid adoremos al Señor, Rey de los apóstoles!

Himno:

Cristo te llama, Pedro, y tú le sigues;

dejas tu barca, pescador de hombres;

roca y cimiento de la santa Iglesia

Cristo te hace.

R/: Él te pregunta:

¿Me amas más que éstos?;

tú le respondes: ¡sabes que te quiero!

Él te encomienda todo su rebaño;

tú lo apacientas.

Tienes las llaves, atas y desatas;

fiel al Maestro, amas más que niegas;

llegas a Roma, con tu magisterio;

mueres por Cristo.

R/: Desde tu cielo, mira a nuestra tierra,

guía los pasos de tus sucesores

que en el primado del amor, sirviendo,

rigen la Iglesia.

Gloria a Dios Padre, creador del mundo; gloria a Dios Hijo, redentor de todos; gloria al Espíritu que nos santifica; Dios, uno y trino.

¡Amén!

Salmodia:

R/: ¡Dijo el Señor a Simón: no temas, desde ahora serás pescador de hombres!

Salmo 62, versículos 2 al 9.

¡Oh Dios, tú eres mi Dios!, por ti madrugo,

mi alma está sedienta de ti;

mi carne tiene ansia de ti,

como tierra reseca, agostada, sin agua.

R/:¡Cómo te contemplaba en el santuario

viendo tu fuerza y tu gloria!

Tu gracia vale más que la vida,

te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré

y alzaré las manos invocándote.

Me saciaré como de enjundia y de manteca,

y mis labios te alabarán jubilosos.

R/: En el lecho me acuerdo de ti

y velando medito en ti,

porque fuiste mi auxilio,

y a la sombra de tus alas canto con júbilo;

mi alma está unida a ti,

y tu diestra me sostiene.

¡Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo!

R/: ¡Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos!

¡Amén!

¡Dijo el Señor a Simón: no temas, desde ahora serás pescador de hombres!

R/: ¡Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo, dichoso tú,  Simón Pedro!

Cántico:

Daniel; capítulo 3, versículo 57 al 88 y 56.

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor,

ensalzadlo con himnos por los siglos.

R/:Angeles del Señor, bendecid al Señor;

cielos, bendecid al Señor.

Aguas del espacio, bendecid al Señor;

ejércitos del Señor, bendecid al Señor.

R/: Sol y Luna, bendecid al Señor;

astros del cielo, bendecid al Señor.

Lluvia y rocío, bendecid al Señor;

vientos todos, bendecid al Señor.

R/: Fuego y calor, bendecid al Señor;

fríos y heladas, bendecid al Señor.

Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;

témpanos y hielos, bendecid al Señor.

R/: Escarchas y nieves, bendecid al Señor;

noche y día, bendecid al Señor.

Luz y tinieblas, bendecid al Señor;

rayos y nubes, bendecid al Señor.

R/: Bendiga la Tierra al Señor,

ensálcelo con himnos por los siglos.

Montes y cumbres, bendecid al Señor;

cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.

R/: Manantiales, bendecid al Señor;

mares y ríos, bendecid al Señor.

Cetáceos y peces, bendecid al Señor;

aves del cielo, bendecid al Señor.

R/: Fieras y ganados, bendecid al Señor,

ensalzadlo con himnos por los siglos.

Hijos de los hombres, bendecid al Señor;

bendiga Israel al Señor.

R/: Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;

siervos del Señor, bendecid al Señor.

Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;

santos y humildes de corazón, bendecid al Señor.

R/: Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor,

ensalzadlo con himnos por los siglos.

Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo,

ensalcémoslo con himnos por los siglos.

R/: Bendito el Señor en la bóveda del cielo,

alabado y glorioso, y ensalzado por los siglos.

¡Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo, dichoso tú,  Simón Pedro!

R/: ¡Dijo el Señor a Pedro: te daré las llaves del reino de los cielos!

Salmo 149

Cantad al Señor un cántico nuevo,

resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;

que se alegre Israel por su Creador,

los hijos de Sión por su Rey.

R/:Alabad su nombre con danzas,

cantadle con tambores y cítaras;

porque el Señor ama a su pueblo

y adorna con la victoria a los humildes.

Que los fieles festejen su gloria

y canten jubilosos en filas:

con vítores, a Dios, en la boca,

y espadas de dos filos en las manos.

R/: Para tomar venganza de los pueblos

y aplicar el castigo a las naciones,

sujetando a los reyes con argollas,

a los nobles con esposas de hierro.

Ejecutar la sentencia dictada

es un honor para todos sus fieles.

¡Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo!

R/: ¡Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos!

¡Amén!

¡Dijo el Señor a Pedro: te daré las llaves del reino de los cielos!

Lectura breve:

Hechos; capítulo 15, versículos 7B al 9.

Dios me escogió para que los gentiles oyeran de mi boca el mensaje del Evangelio y creyeran, y Dios, que penetra los corazones, mostró su aprobación dándoles el Espíritu Santo igual que a nosotros; no hizo distinción entre ellos y nosotros, pues ha purificado sus corazones con la fe.

Responsorio breve:

Los nombrarás príncipes sobre toda la Tierra.

R/: ¡Los nombrarás príncipes sobre toda la Tierra!

Harán memorable tu nombre, Señor.

R/:Sobre toda la Tierra.

¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo!

R/: ¡Los nombrarás príncipes sobre toda la Tierra!

Cántico evangélico:

R/: ¡Dijo el Señor a Simón Pedro:  yo he pedido por ti para que tu fe no se apague y tú,  cuando te recobres, da firmeza a tus hermanos!

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo,

según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

R/: Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

realizando la misericordia

que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza

y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

R/: Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,

porque irás delante del Señor

a preparar sus caminos,

anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte,

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

¡Gloria al Padre y al Hijo y el Espíritu Santo!

R/:¡Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos!

¡Amén!

¡Dijo el Señor a Simón Pedro:  yo he pedido por ti para que tu fe no se apague y tú,  cuando te recobres, da firmeza a tus hermanos!

Preces:  

Queridos hermanos, habiendo recibido de los apóstoles la herencia de los elegidos, demos gracias a nuestro Padre por todos sus dones, diciendo:

R/: ¡El coro de los apóstoles te ensalza, Señor!

Por la mesa de tu cuerpo y de tu sangre, que nos transmitieron los apóstoles,

R/: ¡con la cual se nos comunica la luz y el gozo!

Por tu Iglesia santa, edificada sobre el fundamento de los apóstoles,

R/: ¡por la cual nos integramos en la unidad!

Por la purificación del bautismo y de la penitencia, confiada a los apóstoles,

R/: ¡con la cual quedamos limpios de todos los pecados!

Terminemos nuestra oración con la plegaria que nos enseñó el Señor:

¡Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo;

R/:danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal!

Oración final:

Dios Todopoderoso, no permitas que seamos perturbados por ningún peligro, tú que nos has afianzado sobre la roca de la fe apostólica, por nuestro Señor Jesucristo,  tu hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

R/: ¡Amén!

El Señor nos bendiga y nos guarde de todo mal, y nos lleve a la vida eterna.

R/: ¡Amén!

R/: Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!

Para activar el video con la oración de la mañana dale play