Inicio / Oraciones / Por qué rezar el Rosario I Padre Carlos Yepes
Generic filters

Filtro

Por qué rezar el Rosario I Padre Carlos Yepes

¿Por qué rezar el Santo Rosario?

Porque…
– Es el conocimiento de Jesús a través de María.
– Se reviven los momentos más importantes y significativos de la historia de la salvación.
– Se recorren las diversas etapas de la misión salvadora de Cristo.
– Con María, el corazón se orienta hacia el misterio de Jesús.
– Se pone a Cristo en el centro de nuestra vida, de nuestro tiempo, de nuestras ciudades,
– Mediante la contemplación y la meditación de sus santos misterios de gozo, de luz, de dolor y de gloria, hallamos paz.
– Es un compendio de todo el evangelio.
– Permite estar unidos en el hogar. “familia que reza unida permanece unida”. padre Peyton
– Genera gozo en el espíritu.
-Consuela y fortalece.

Algunos santos nos regalan sus razones por las cuales debemos orar el Santo Rosario:

“Las mejores conquistas de almas que he logrado, las he conseguido por medio del rezo devoto del Santo Rosario”. San Antonio María Claret.

“Estás viendo el fruto que he conseguido con la predicación del Santo Rosario; haz lo mismo, tú y todos los que aman a María, para de ese modo atraer todos los pueblos al pleno conocimiento de las virtudes”.
Santo Domingo de Guzmán.

“Con el Rosario se puede alcanzar todo. Según una graciosa comparación, es una larga cadena que une el Cielo y la tierra, uno de cuyos extremos está en nuestras manos y el otro en las de la Santísima Virgen. Mientras el Rosario sea rezado, Dios no puede abandonar al mundo, pues esta oración es muy poderosa sobre su Corazón”. Santa Teresita del Niño Jesús (Teresita de Lisieux).

“Con esta arma le he quitado muchas almas al diablo”. San Juan María Vianney (Santo Cura de Ars).

“La práctica del Santo Rosario es grande, sublime y divina. El Cielo nos la ha dado para convertir a los pecadores más endurecidos y a los herejes más obstinados”. San Luis María Grignion de Montfort.

“El Rosario me ha acompañado en los momentos de alegría y en los de tribulación. A él he confiado tantas preocupaciones y en él siempre he encontrado consuelo”. San Juan Pablo II.

El Rosario es de todas las oraciones la más bella, la más rica en gracias y la que más complace a la Santísima Virgen». San Pio X.

«Entre todos los homenajes que se deben a la Madre de Dios no conozco ninguno más agradable que el Rosario» San Alfonso María de Ligorio.

“Si quieren que la paz reine en sus familias y en su patria, recen todos los días el Rosario con todos los suyos”. San Pío X.

El Rosario es una escalera para subir al cielo… El Rosario nos proporciona dos alas para elevarnos en la vida espiritual… Es la oración más sencilla a la Virgen, pero la más llena de contenidos bíblicos…Cuando rezamos el Rosario, está la Santísima Virgen rezando con nosotros. En el Rosario hacemos lo que hace María, meditamos en nuestro corazón los Misterios de Cristo”. Juan Pablo II

«Quien confía en María no se sentirá nunca defraudado». San Juan Bosco

“Rezar mi Rosario es mi más dulce ocupación y una verdadera alegría, porque sé que mientras lo rezo estoy hablando con la más amable y generosa de las madres”. San Francisco de Sales.

“Ojalá sepas y quieras tú sembrar en todo el mundo la paz y la alegría, con esta admirable devoción mariana”. San Josemaría Escrivá.

Aférrate al Rosario como las hojas de la hiedra se aferran al árbol; porque sin nuestra Señora no podemos permanecer”. Madre Teresa de Calcuta.

“¡Amen a la Virgen y háganla amar. Reciten siempre el Rosario!”. San Pío de Pietrelcina.

“Al desgranar el Rosario, suplicad a la Reina del Mundo por la santidad de la familia”. Beato Álvaro del Portillo.

«En el Rosario he hallado los atractivos más dulces, más suaves, más eficaces y más poderosos para unirme con Dios» Santa Teresa de Jesús.

El Rosario es mi oración predilecta. ¡Plegaria maravillosa! Maravillosa en su sencillez y en su profundidad. San Juan Pablo II.

No encuentro otro medio más poderoso para atraer sobre nosotros el Reino de Dios, la Sabiduría eterna, que unir a la oración vocal la oración mental, rezando el Santo Rosario y meditando sus misterios “. San Luis María Grignion de Montfort.

«Mientras el Rosario sea rezado, Dios no puede abandonar al mundo, pues esta oración es muy poderosa sobre su Corazón» Santa Teresita del Niño Jesús.

«El santo Rosario es el remedio más conveniente y eficaz para obtener la ayuda materna de la Virgen». Papa Pio XII

“El Rosario es el arma de combate de las batallas espirituales de los últimos tiempos“. Hermana Lucia

“Sobre la devoción de la Virgen y el rezo del Rosario se basa toda mi obra educativa. Preferiría renunciar a cualquier otra cosa, antes que al Rosario” San Juan Bosco

«No tengo mejor secreto para conocer si una persona es de Dios, que si le gusta rezar el Avemaría y el Rosario» San Luis María Grignion de Montfort.

Recorrer con María las decenas del Rosario, es como ir a la escuela de María para leer a Cristo, para penetrar sus secretos, para entender sus mensajes…San Juan Pablo II

“El Rosario es la Biblia de los pobres…
Es el obsequio mejor a María…
Es oración para todo tipo de gentes…
Es la síntesis de la redención en quince cuadros…
Es el Evangelio que revive…
Son quince ventanas a través de las cuales contemplo, a la luz de Dios, todo lo que sucede en el mundo…
Es una magnífica posibilidad de contemplación”. Juan XXIII

“El Rosario ocupa el primer puesto entre las devociones en honor de la Virgen y sirve para progresar en la fe, la esperanza y la caridad”. Pío XI

«Ah, si supieran lo buena y generosa que es nuestra Señora, amémosla mucho. Recémosle con cariño su Rosario y pongámonos bajo su protección y veremos qué grandes ventajas conseguimos con ello». Santa Bernadette Soubirous

«Rezar mi Rosario es mi más dulce ocupación y una verdadera alegría, porque sé que mientras lo rezo estoy hablando con la más amable y generosa de las madres». San Carlos Borromeo

«Si deseáis paz en vuestros corazones y en vuestros hogares, rezad diariamente el Santo Rosario». San Pio X