Inicio / Oraciones / Vísperas I oración de la tarde I martes 21 diciembre 2021
Generic filters

Filtro

Vísperas I oración de la tarde I martes 21 diciembre 2021

Vísperas

Para activar Vísperas, oración de la tarde, dale play en el video

Himno

Alegría de nievepor los caminos.Todo espera la gracia del Bien Nacido.
En desgracia los hombres,dura la tierra.Cuanta más nieve cae,más cielo cerca.
La tierra tan dormida ya se despierta.Y hasta el hombre más muerto
se despereza.
Ya los montes se allanan y las colinas,y el corazón del hombre
vuelve a la vida. Amén.

Salmodia

Salmo 136: Junto a los canales de Babilonia
Ant: Saldrá el Señor de su santuario, y vendrá a salvar a su pueblo.
Junto a los canales de Babilonianos sentamos a llorar con nostalgia de Sión;en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras.
Allí los que nos deportaron nos invitaban a cantar;nuestros opresores, a divertirlos:»Cantadnos un cantar de Sión.»
¡Cómo cantar un cántico del Señor en tierra extranjera!Si me olvido de ti, Jerusalén,que se me paralice la mano derecha;
que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti,si no pongo a Jerusalén en la cumbre de mis alegrías.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Saldrá el Señor de su santuario, y vendrá a salvar a su pueblo.

Salmo 137:

Acción de gracias
Ant: Tenemos en Sión una ciudad fuerte: el Salvador ha puesto en ella murallas y baluartes; abrid las puertas, que con nosotros está Dios. Aleluya.
Te doy gracias, Señor, de todo corazón;delante de los ángeles tañeré para ti,me postraré hacia tu santuario,daré gracias a tu nombre:
por tu misericordia y tu lealtad,porque tu promesa supera a tu fama;cuando te invoqué, me escuchaste,acreciste el valor de mi alma.
Que te den gracias, Señor, los reyes de la tierra,al escuchar el oráculo de tu boca;canten los caminos del Señor,porque la gloria del Señor es grande.
El Señor es sublime, se fija en el humilde,y de lejos conoce al soberbio.
Cuando camino entre peligros,me conservas la vida;extiendes tu brazo contra la ira de mi enemigo,y tu derecha me salva.
El Señor completará sus favores conmigo:Señor, tu misericordia es eterna,no abandones la obra de tus manos.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Tenemos en Sión una ciudad fuerte: el Salvador ha puesto en ella murallas y baluartes; abrid las puertas, que con nosotros está Dios. Aleluya.

Cántico

Apocalipsis 4,11;5,9.10.12: Himno de los redimidos
Ant: Conozca la tierra, Señor, tus caminos, todos los pueblos tu salvación.
Eres digno, Señor, Dios nuestro,de recibir la gloria, el honor y el poder,
porque tú has creado el universo;porque por tu voluntad lo que no existía fue creado.
Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos,porque fuiste degollado
y con tu sangre compraste para Dios hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación;y has hecho de ellos para nuestro Dios un reino de sacerdotes,y reinan sobre la tierra.
Digno es el Cordero degollado de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría,la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Conozca la tierra, Señor, tus caminos, todos los pueblos tu salvación.

Lectura

1Co 4,5
No juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. Él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá la alabanza de Dios.
V/. Despierta tu poder y ven a salvarnos, Señor Dios de los ejércitos.R/. Despierta tu poder y ven a salvarnos, Señor Dios de los ejércitos.V/. Que brille tu rostro y nos salve.R/. Señor Dios de los ejércitos.V/. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu SantoR/. Despierta tu poder y ven a salvarnos, Señor Dios de los ejércitos.

Cántico Ev.

Ant: Oh Sol que naces de lo alto, Resplandor de la luz eterna, Sol de justicia, ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.
(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)Proclama mi alma la grandeza del Señor,se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:su nombre es santo,y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes,a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,acordándose de la misericordia como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Oh Sol que naces de lo alto, Resplandor de la luz eterna, Sol de justicia, ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

Preces

Roguemos, amados hermanos, a Jesucristo, que nos salvó de la tiniebla de nuestros pecados y con humildad invoquémosle diciendo:
Ven, Señor Jesús Congrega, Señor, a todos los pueblos de la tierra y establece con todos tu alianza eterna.Cordero de Dios, que viniste para quitar el pecado del mundo,purifícanos de nuestras faltas y pecados.Tú que viniste a salvar lo que se había perdido,ven de nuevo para que no perezcan los que salvaste.Cuando vengas, danos parte en tu gozo eterno,pues ya desde ahora en ti hemos puesto nuestra fe. Tú que has de venir a juzgar a los vivos y a los muertos,recibe, entre tus elegidos, a nuestros hermanos difuntos.
Todos juntos, en familia, repitamos las palabras que nos enseñó Jesús y oremos al Padre, diciendo:
Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;venga a nosotros tu reino;hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.Danos hoy nuestro pan de cada día;perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.No nos dejes caer en la tentación,y líbranos del mal.

Final

Escucha, Señor, la oración de tu pueblo, alegre por la venida de tu Hijo en carne mortal, y haz que cuando vuelva en su gloria, al final de los tiempos, podamos alegrarnos de escuchar de sus labios la invitación a poseer el reino eterno.