Inicio / Oraciones / Vísperas I oración de la tarde I viernes 17 diciembre 2021
Generic filters

Filtro

Vísperas I oración de la tarde I viernes 17 diciembre 2021

Vísperas

Para activar Vísperas, oración de la tarde, dale play en el video

Himno

Alegría de nieve por los caminos Todo espera la gracia del Bien Nacido.
En desgracia los hombres,dura la tierra.Cuanta más nieve cae,más cielo cerca.
La tierra tan dormida ya se despierta.Y hasta el hombre más muerto
se despereza.
Ya los montes se allanan y las colinas,y el corazón del hombre vuelve a la vida. Amén.
Salomodia
Ant: De Sión vendrá el Señor que ha de reinar: su nombre será Emmanuel.

Salmo 134-I:

Himno a Dios, realizador de maravillas
Alabad el nombre del Señor,alabadlo, siervos del Señor,que estáis en la casa del Señor,en los atrios de la casa de nuestro Dios.
Alabad al Señor porque es bueno,tañed para su nombre, que es amable.
Porque él se escogió a Jacob,a Israel en posesión suya.
Yo sé que el Señor es grande,nuestro dueño más que todos los dioses.
El Señor todo lo que quiere lo hace:en el cielo y en la tierra,en los mares y en los océanos.
Hace subir las nubes desde el horizonte,con los relámpagos desata la lluvia,suelta los vientos de sus silos.
Él hirió a los primogénitos de Egipto,desde los hombres hasta los animales.Envió signos y prodigios en medio de ti, Egipto contra el Faraón y sus ministros.
Hirió de muerte a pueblos numerosos,mató a reyes poderosos:a Sijón, rey de los amorreos,a Hog, rey de Basán,y a todos los reyes de Canaán.
Y dió su tierra en heredad,en heredad a Israel, su pueblo.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: De Sión vendrá el Señor que ha de reinar: su nombre será Emmanuel.

Salmo 134-II:

Ant: Perseverad constantes, a vosotros vendrá el auxilio del Señor.
Señor, tu nombre es eterno;Señor, tu recuerdo de edad en edad.
Porque el Señor gobierna a su pueblo y se compadece de sus siervos.
Los ídolos de los gentiles son oro y plata,hechura de manos humanas:
tienen boca y no hablan,tienen ojos y no ven,tienen orejas y no oyen,
no hay aliento en sus bocas.Sean lo mismo los que lo hacen,cuantos confían en ellos.
Casa de Israel, bendice al Señor;casa de Aarón, bendice al Señor;casa de Leví, bendice al Señor;fieles del Señor, bendecid al Señor.
Bendito en Sión el Señor,que habita en Jerusalén.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Perseverad constantes, a vosotros vendrá el auxilio del Señor.

Cántico

Apocalipsis 15, 3-4: Himno de adoración
Ant: Yo miro atento al Señor, espero en Dios, mi Salvador.
Grandes y maravillosas son tus obras,Señor, Dios omnipotente,justos y verdaderos tus caminos,¡oh Rey de los siglos!
¿Quién no temerá, Señor,y glorificará tu nombre?Porque tú solo eres santo,porque vendrán todas las naciones y se postrarán en tu acatamiento,porque tus juicios se hicieron manifiestos.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Yo miro atento al Señor, espero en Dios, mi Salvador.

Lectura

1Ts 5,23-24
Que el mismo Dios de la paz os consagre totalmente, y que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, sea custodiado sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo. El que os ha llamado es fiel y cumplirá sus promesas.
V/. Muéstranos, Señor, tu misericordia.R/. Muéstranos, Señor, tu misericordia.V/. Danos tu Salvación.R/. Tu misericordia.V/. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo R/. Muéstranos, Señor, tu misericordia.

Cántico Ev.

Ant: Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ven y muéstranos el camino de la salvación.
(se hace la señal de la cruz mientras se comienza a recitar)Proclama mi alma la grandeza del Señor,se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:su nombre es santo,y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:dispersa a los soberbios de corazón,derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes,a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,acordándose de la misericordia como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén.
Ant: Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ven y muéstranos el camino de la salvación.

Preces

Invoquemos a Cristo, alegría y júbilo de cuantos esperan su llegada, y digámosle:
¡Ven, Señor, y no tardes más! Esperamos, alegres, tu venida:
ven, Señor Jesús.Tú que existes antes de los tiempos,
ven y salva a los que viven en el tiempo.Tú que creaste el mundo y a todos los que en él habitan,ven a restaurar la obra de tus manos. Tú que no despreciaste nuestra naturaleza mortal,ven y arráncanos del dominio de la muerte. Tú que viniste para que tuviéramos vida abundante,
ven y danos tu vida eterna.Tú que quieres congregar a todos los hombres en tu reino,
ven y reúne a cuantos desean contemplar tu rostro.
Reconociendo que nuestra fuerza para no caer en la tentación se halla en Dios, digamos confiadamente:
Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;venga a nosotros tu reino;hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.No nos dejes caer en la tentación,y líbranos del mal.

Final

Dios, creador y restaurador del hombre, que has querido que tu Hijo, Palabra eterna, se encarnase en el seno de María, siempre Virgen, escucha nuestras súplicas, y que Cristo, tu Unigénito, hecho hombre por nosotros, se digne hacernos partícipes de su condición divina. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
Amén.