Inicio / Reflexiones / Comunicación efectiva en el matrimonio I padre Carlos Yepes
Generic filters

Filtro

Comunicación efectiva en el matrimonio I padre Carlos Yepes

 

Importancia de la comunicación efectiva en el matrimonio

“Si dos caminan juntos, es porque están de acuerdo”. Amos 3, 3

He aquí la importancia de la comunicación. Estar de acuerdo no significa renunciar a mi manera de pensar, estar de acuerdo es haber encontrado un punto medio donde se establezca un acuerdo y ciertas partes ceden sin renunciar a sus principios. En este punto, la comunicación juega un papel fundamental; se disponen palabras, gestos y actitudes constructivas con el ánimo de forjar camino de santidad.

Es la comunicación efectiva la que posibilita que se desarmen momentos álgidos y se puedan tratar temas esenciales. Hay momentos y lugares propicios para entablar una buena conversación, requiere una preparación personal para disponer el corazón y entender a la otra persona. Cuando hay rabia, resentimiento y tensión, quiere reinar el egoísmo y la autosuficiencia. Mientras que cuando, frente a la impotencia de no estar de acuerdo con la otra persona, se hace un minuto de silencio para tener la claridad de lo ocurrido, se logra objetividad. Se trata de ser prontos para escuchar, pero lentos para responder. Se hace necesario tener filtro de las palabras que muchas veces lanzadas tal y como se piensan, causan mucho daño.

Escucha la reflexión del padre Carlos Yepes en relación con este tema.

La Sagrada Escritura, en el libro de Amos, claramente nos dice que para caminar juntos debe haber mutuos acuerdos. Imaginar ese camino con todos los componentes de subidas y bajadas, con asfaltado y piedra, con puntos de comida a un lado del camino y también con carencia de ellos es lo que nos permite tener una visión amplia del recorrido. Hoy puedes estar en una autopista, recorriendo a 120 kilómetros por hora, pero no sabemos si más adelante el pinchazo de una llanta vaya a ocasionarte hacer un alto en el camino y hacer uso del kit de emergencia que, posiblemente, falte en tu bodega, y sea tu pareja quien con precaución y cautela lo haya guardado para este viaje. Hoy estamos aquí en medio de ciertas posibilidades, mañana no sabemos dónde. Por eso, no vale la pena enfocarse en un solo punto de vista, se hace necesario escuchar al otro y tomar las herramientas que ambos propongan, porque lo que mañana te hace falta es en lo que pueda ser fuerte tu ayuda adecuada.

Como matrimonio tómense de las manos y pidan a Dios la gracia de una comunicación efectiva. De despojarse de todo orgullo que esté impidiendo que disfruten den las bondades de un abrazo, un gesto y una palabra expresado con amor. El fruto de la comunicación es una relación sólida. No permitas que esta herramienta se quede sin ejecutarse. Hay mucho camino por recorrer, caminen juntos y estimen acuerdos.