Inicio / Reflexiones / Reconoce qué transfigura y desfigura tu vida
Generic filters

Filtro

Reconoce qué transfigura y desfigura tu vida

¿Transfigurados o desfigurados?

En el evangelio de San Marcos, en el capítulo 9 encontramos el texto de la transfiguración de Jesús. Uno de los temas centrales de este caminar cuaresmal que nos lleva a preguntarnos cuáles aspectos en nuestra vida nos están transformando y permitiéndonos ser, cada vez, mejores seres humanos.

Si nos adentramos en las Sagradas Escrituras, nos damos cuenta que previo a este relato, encontramos la escena donde Pedro declara que Jesús es el Mesías. Tal certeza es posible gracias a la revelación que el mismo Dios hace. Sin embargo, al continuar con la lectura del libro de San Marcos, nos encontramos con el anuncio de Jesús a sus discípulos de su muerte, para este momento, Pedro, al escuchar las palabras de Jesús intentó reprenderlo porque no aceptaba que el Salvador tenía que sufrir y morir. Y tal es el caso de cada uno de nosotros que somos cambiantes en la manera de pensar. Dependiendo de las circunstancias, unos días reconocemos el obrar de Dios, le agradecemos y lo alabamos, y otros lo cuestionamos y reprochamos su obrar. Con esto, nos surge la pregunta, entonces, cómo es posible que alguien que acaba de reconocer a Jesús como el Mesías, sea también capaz de cuestionar su obrar, si se supone que, al tratarse del hijo encarnado sabía perfectamente lo que estaba diciendo.

Mas adelante, nos encontramos con la escena de la transfiguración, y allí, nuevamente Pedro, le manifiesta a Jesús, tras ver su gloria, el deseo de construir tiendas en ese lugar. Una vez más, el mismo Pedro que, en otras palabras, somos cada uno de nosotros, había cambiando la manera de pensar entre: reconocerlo como el Mesías, escuchar el anuncio de su muerte y, ahora, verlo transfigurado.

Y es que solamente en Jesús podemos transformar nuestras heridas, nuestro lamento en baile, el sin sabor en sabiduría, y nuestros pensamientos en certezas de fe concretas que, pese a las subidas y bajadas de ánimo, siempre predomine el poder del amor de Dios anclado en nuestros corazones.

En el video encontrarás siete fuerzas que, actualmente, nos desfiguran o nos transfiguran. ¿Cuál fuerza está predominando en tu vida? clic arriba.