Inicio - Especiales - Cuaresma - Semana Santa - Oración para pedir la misericordia de Dios en esta Cuaresma
Generic filters

Filtro

Oración para pedir la misericordia de Dios en esta Cuaresma

Oración para la #cuaresma2024

oración y cuaresma 2024 - padre carlos yepes

Una y otra vez me pregunto, ¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿En qué momento me perdí? ¿Qué me llevó a abrir tantas puertas que después no iba a ser capaz de cerrar?

Soy consciente de cada una de mis equivocaciones, pero no soy capaz de volver a tus caminos, Dios.

Intento traer a mi corazón los momentos de cielo que he vivido contigo, pero el pecado los ha desdibujado, el mundo los ha opacado.

Hoy, me presento ante ti, Dios mío, con todo lo que soy, especialmente mis vacíos, esos que intenté llenar con sustitutos que me prometían felicidad.

Vengo a ti, para clamar que ilumines mis oscuridades. Lo más profundo de mi ser necesita una verdadera conversión. Transforma toda actitud egoísta y terca que está impidiendo que obres en mí.

Sé que, para vino nuevo, odres nuevos, pero hoy suplico tu misericordia para que este odre viejo y manchado sea purificado por tu amor.

Ven, Dios mío, en Ayuda de mi debilidad. “Dame lo que me pides y pídeme lo que quieres”. Moldea mi barro y ayúdame a levantarme del sin sentido que atraviesa mi vida.

Reconozco que te necesito, pero no sé cómo dejarte entrar a mi vida. Tú no obras en un corazón endurecido, prepotente y orgulloso.

¿Cómo es posible que, al haber probado pinceladas de eternidad, mi corazón esté tan seducido por los placeres del mundo? ¡que fácil olvidé tu obrar!

Pasan los días y me cuesta entender, por qué a pesar de mi fragilidad, sigues confiando y esperando lo mejor de mí. Tu fidelidad es infinita, a pesar de mi infidelidad. No he sabido pagar con buenas obras todo el bien que me has hecho.

Hoy, Dios mío, te ruego que tu poder llegue a mi corazón. Dame deseos y convicción de eternidad.

Que todos aquellos pensamientos que se posaron en mi interior y que me decían que no vale la pena tener fe, se aparten de mí.

Dame la gracia para entender que tú me amas y que eso me basta.
Hoy me declaro como aquel paralitico del evangelio que necesitó amigos que lo llevaran ante ti. Mis parálisis no me dejan avanzar y sabotean mis intenciones, porque hago el mal que no quiero, y dejo de hacer el bien que debo hacer. En este momento soy yo quien necesita ese empujón celestial, esa ayuda del cielo, una estrategia de amor, para que con cuerdas de amor y lazos de ternura me conduzcas y ancles ante ti.
¡Dios mío, te necesito!

Entra en mi vida, y si acaso encuentras la puerta cerrada, entra por una ventana, pero entra, por favor.

Quítale las llaves a mi prepotencia y arrogancia y toma el control de aquello a lo que me he aferrado, porque el único lugar donde no estás y no habitas es donde no te lo he permitido.

No tengo palabras para orar, por eso pido la unción del Espíritu Santo para que eleve ante ti y convierta en oración aquello que yo no sé descifrar.

Ven Espíritu Santo en ayuda de mi debilidad.
Ven y dame oídos de discípulo para entender que una sola palabra tuya bastará para sanarme.
Ven con aquello que mi alma necesita para llegar a terreno firme y dejar ese terreno movedizo que tanto me aleja de ti.

Ven y llena el vacío de mi corazón que tiene el tamaño de tu amor.
Ven como oasis a calmar la sed que tengo de ti.
Ven a ratificarme, una y otra vez, que el pasado no me determina y que puedo volver a ser reflejo de tu amor.

Ven con tu gracia para poder velar y orar, y así resistir la tentación.
Ven con tu misericordia infinita a mi frágil corazón.
¡Ven, Dios de amor, que te necesito!
Amén

 

Esta oración, forma parte del plan de acción que te proponemos para la #cuaresma2024 en relación a la  la caridad y el ayuno y la oración. verlo aquí